Coltán: El saqueo del siglo XXI

Es de ingenuos pensar que los países gobiernan sus territorios y que el saqueo de recursos naturales es historia del pasado.  Cierto es que las formas se han visto modificadas para que el robo sea políticamente correcto y la población no se dé cuenta de ello pese a la existencia de organizaciones enmudecidas que pretenden informar.

El saqueo, palabra que me gusta especialmente por la fuerza y connotación que contiene, se produce en diferentes partes del mundo, pero hay una que sin duda llama más la atención. Me refiero a la República Democrática del Congo (RDC) y al robo constante de coltán al que se ve sometida diariamente.

¿Qué es y dónde se encuentra el coltán?

El coltán es un elemento compuesto por columbita y tantalio (la columbita es despreciable, lo que interesa es el tantalio). Es insertado prácticamente en todos los dispositivos electrónicos (móviles, ordenadores, GPS, satélites artificiales, televisiones, videoconsolas, naves espaciales…) debido a las buenas características que posee:

  • Gran conductividad (unas 80 veces la del cobre).
  • Ultrarrefractario (se funde cerca de los 30000C).
  • Buen capacitor.
  • Muy resistente a la corrosión.

Siendo un material tan escaso en el planeta, la RDC ha tenido la “mala” suerte de albergar el 81% de las reservas mundiales, convirtiéndose por ello en lugar de conflicto entre guerrillas, gobiernos y empresas que, ansiosos, luchan por dominar el preciado y escaso oro azul.

Un poco de historia

Comprender el pasado para entender el presente. No, esta vez no.

Se nos vende que los conflictos en la RDC, iniciados en 1998 y supuestamente finalizados en 2006, fueron/son – complicado utilizar  el verbo en pasado cuando a día de hoy siguen uniéndose víctimas a las más de 5 millones que asolaron el país en esos 8 años – debidos a conflictos étnicos. No obstante, el conflicto étnico que se nos ofrece como justificación a los millones de muertos es un cuento chino para bordear una dura realidad.

Retrocedamos a mediados de los años 90 y contemos la historia que es, la historia que fue, y, ahora sí, entendamos el presente.

En el año 1996, Ruanda y Uganda entran en territorio congoleño (con el pretexto de proteger a la población tutsi del Congo) desencadenando un conflicto entre distintos países africanos conocido como Segunda Guerra del Congo. Tras el alto al fuego en 1999, el Congo pasa por un periodo de transición que culmina en el año 2006, cuando se convocan las primeras elecciones libres y multipartidistas desde su independencia belga en 1960.

Para reactivar la economía, el país cede ante la oferta de China de explotar los yacimientos de coltán ofreciendo a la RDC el 30% de las ganancias. Debido a ello, todos los interesados en el coltán se pusieron en pie de guerra.

¿Qué sucede entonces en la actualidad? Que hay un conflicto en la RDC por hacerse con el control de los yacimientos de coltán.

 El viaje  del coltán

Los yacimientos de coltán se encuentran en la frontera de la RDC con Ruanda y Uganda. Allí, niños que rondan los 10 años, se introducen en los yacimientos de coltán y extraen el preciado material. Muchos de ellos mueren sepultados por desprendimientos, calculándose que por cada kg de coltán extraído mueren dos niños. Los afortunados que sobreviven a veces cobran, otras no, alrededor de 25 céntimos de dólar por día trabajado. Es decir, se trata de un caso de explotación infantil para obtener un material que darán uso sólo los países del “Primer Mundo”.

Existen dos formas de extraer el coltán y transportarlo hasta los países interesados en él. Las dos son sucias, aunque una es menos ilegal que otra.

La primera de ellas, la menos ilegal, es la que lleva a cabo Ruanda. Este país domina prácticamente todo el territorio del este de la RDC. Allí extraen el coltán y después lo transportan hasta su país, donde es tratado en la Somiwua (Sociedad Minera de Ruanda) para después exportarlo a EEUU, Alemania, Holanda, Bélgica y Kazajstán.

Sin embargo, el método más común de transporte de coltán es mediante el tráfico ilegal. Guerrillas luchan por la extracción de coltán como medio de subvención. No existe el conflicto entre grupos étnicos, sino guerra de guerrillas por hacerse con el poder de los yacimientos. Cuando consiguen el coltán, lo transportan mediante traficantes hasta ciudades como Bukavu. En esta ciudad, que vive del coltán, no hay bancos, no hay industria, no hay nada salvo “casas de coltán” y compañías de aviones. En un interesante documental francés, un periodista visita Bukavu y pregunta a uno de los muchos intermediarios de coltán que quién pone el precio; la respuesta es aplastante: “Los blancos. Vosotros, los que fabricáis los teléfonos”.

En Bukavu existen infinidad de empresas o almacenes (como el grupo LIVE) que compran el coltán a los traficantes en la misma ciudad. Después, lo venden a empresas europeas como la investigada TRAXIS (belga). Desde este tipo de empresas, el coltán es vendido al resto del mundo a precios muy altos en comparación con lo pagado por ello.

La cadena tiene tantos eslabones que las multinacionales ya no saben a quién están comprando (aunque Klaus Werner ha conseguido documentar la relación entre compañías multinacionales y el tráfico ilegal de coltán). Así, sorprende comprobar que grandes y conocidas multinacionales compran coltán a empresas “sucias”. Algunas de ellas son:

Alcatel, Compaq, Dell, Ericson, HP, IBM, Motorola, Nokia, Siemens, AMD, Epcos, Hitachi, Intel, Kemet, Nec, Sony, Bayer…

Problemas y ¿soluciones?

Los países con gran desarrollo tecnológico tienen una completa dependencia de los dispositivos electrónicos. La vida de sus ciudadanos está sujeta a las relaciones con los productos tecnológicos de tal forma que resulta imposible imaginar la vida sin ellos. Mientras un niño en la RDC extrae el coltán sin saber para qué se usará, un niño en el “Primer Mundo” disfruta jugando con una videoconsola que alberga en su interior algún gramo de coltán. Este contraste – no el único – nos lleva a una serie de preguntas: ¿Qué hacer con el coltán? ¿Es posible remplazarlo por otro elemento? ¿Podemos exigir un comercio justo? ¿Prescindimos de él?

El coltán es irreemplazable. Llegará un momento en que si no se encuentra otro elemento con características similares el desarrollo tecnológico entrará en crisis. Por otra parte, prescindir de él creo que es una salida absurda al conflicto, además de inviable. Quizá, lo más coherente, sería que las multinacionales, últimas beneficiarias del preciado material, controlasen el proceso de extracción y transporte. Sin embargo, optar por esta solución me parece algo más que utópico, puesto que las multinacionales, si por algo se caracterizan es por intentar obtener el mayor beneficio posible independientemente del daño causado. Son conscientes de la explotación infantil, del tráfico de coltán, de las muertes que acarrea el proceso y de la miseria en la que está sumida la RDC por ser el principal yacimiento del material.

Me gustaría saber qué sucedería si el coltán se encontrase en territorio no africano. Seguramente, el hipotético gobierno no dejaría que manos extranjeras tocasen los yacimientos, y menos que traficantes o guerrillas saliesen beneficiadas con la extracción. Los explotarían ellos y venderían el coltán obtenido a precios desorbitados.

El problema es que los países desarrollados siguen viendo a África como mina y no como continente con seres humanos. Somos así; el egoísmo nos ciega, el exceso de bienestar nos acomoda, y nunca nos preguntamos si sería más coherente, más humano, rebajar nuestro nivel de vida para que otros no vivan en la miseria.

Anuncios

9 pensamientos en “Coltán: El saqueo del siglo XXI

  1. Ví un reportaje sobre esto hace tiempo. Tiene bastante relación con eso de la obsolescencia programada creo yo. En fin, yo llevo con mi iPod (el anterior al Touch) desde hace más de 5 años y mientras siga funcionando no pienso comprarme otro. Otro tanto hago con los móviles, me compro el más barato y a tirar. Cuando se me rompe, o como este año, me cambio de país y no me sirve el viejo compro otro conla misma filosofía, lo más barato que me permita hablar y mandar mensajes. Toda esta gente que se dedican a comprar siempre el último modelo que saca Apple, el último móvil de motorola etc cuando el que compraron hace 6 meses funciona perfectamente podían leerse este artículo o ver el reportaje que ví yo.

  2. el libro de vazquez-figueroa tb habla sobre esto, por supuesto, el titulo es coltan , lo digo por si apetece leer un poco..

  3. creo que la solución es la nacionalización del recurso…si las multinacionales no hacen nada por gestionar directamente la extracción del coltán es porque este régimen es el más rentable por ahora

    • Yo eso lo veo muy complicado. Si la ONU, que ha mandado a miles de cascos azules a la zona, no pueden hacer nada, no quiero ni pensar la guerra que se desencadenaría entre guerrillas, traficantes, empresas fantasma y gobierno, si este último dijese que nacionalizaba. Hay un problema muy serio, y es que la zona de la RDC que tiene coltán está tomada casi por completo por Ruanda, y Uganda también participa en ello. Así que no involucra a un solo país, sino a tres, además de las guerrillas y demás.

  4. Pues no creais que es conocido el tema del coltán, hay muchísima gente que no sabe de qué va.

    • Yo acabo de enterarme de este tema y me da verguenza que nos consideremos humanos permitiendo la explotacion de niños,tanto adelanto en todo para que? no quiero tanta tecnologia ,esto si es un tema grave.

  5. VI LOS GRAFICOS DE PRECIO DE METALES,EL TANTALIO AUMENTA EXPONENCIALMENTE,QUERIA INVERTIR EN EL,LUEGO DE ESTE EPECIAL ARTICULO NUNCA ME NUTRIRE DE LA MUERTE ,GRACIAS POR LA INFORMACION, CASI ME CONVIERTO EN COMPLICE.

Los comentarios están cerrados.